En catering falta personal que “deje el alma”

Catering
24 Abril 2020 Mildred Ramo - Expansión

En la industria de la hospitalidad se requiere que las nuevas generaciones sean más empáticas.

El catering —entendido como el servicio de suministro de comidas preparadas para un colectivo— es muy demandante y, a decir de Claudia Ramona Llergo Bay, consultora independiente para empresas de hospitalidad y experta en catering, requiere de personas que “dejen el alma en el trabajo y se comprometa en el servicio”.

En entrevista añade que de lo anterior surge la importancia de profesionalizar este sector en el país, para llevar a cabo las mejores prácticas culinarias, administrativas de higiene y la gestión general del negocio.

(Otro de los retos en México) “Es que la mayoría de las empresas de proveeduría que no están dentro de los hoteles, tienen una trayectoria familiar y empiezan con mucha fuerza, pero conforme pasan las generaciones se pierden aspectos vitales”, dice Llergo y explica que en esto se requiere continuidad en el sentido comercial, en vender y atender al cliente, así como el sentido financiero para que cada presentación salga perfecta y logre resultados para el progreso de la empresa.

 “Cuando van creciendo estas empresas y empiezas a sustituir gente, te encuentras con una industria un poco apática, que no entiende que en el catering tú estás trabajando cuando los demás se están divirtiendo: 90% las veces la gente está de fiesta y tú estás trabajando”, menciona.

Quienes laboran en esta área deben comprender que esos foros son los momentos más importantes para un cliente, así sea un funeral.

Si consideras lo anterior, “se vuelve verdaderamente alucinante cómo puedes aportar a que esa gente sea más feliz”, destaca Llergo, aunque hay quienes ven esto sólo como inversión en tiempo. Por ello es tan importante profesionalizar y enseñar a las nuevas generaciones”.

Esta industria no es para todos, pero sí hay jóvenes que entienden y tienen la capacidad de desarrollar sus habilidades, aunque recuerda que el fundador de la empresa donde laboró le dijo que tenía que capacitar a 10 personas para que dos fueran lo suficientemente buenas para hacer el trabajo.

A Claudia Ramona Llergo se refieren como una “adicta al catering”, y lo admite: “Soy una enamorada más que del catering, del servicio, y éste tiene una adrenalina muy especial”.

Relata que empezó en el sector hace 31 años, cuando estaba en el último año de la carrera y la invitaron a colaborar en una empresa de eventos de banquetes a donde iba en su tiempo libre, y luego le ofrecieron trabajo.

Su experiencia ahí abarcó las áreas administrativa, comercial, y creó la división de servicios a domicilio; más tarde tuvo un curso en Washington. A su regreso a México, le dieron la dirección general de eventos de esa compañía, hasta que se independizó para aportar sus conocimientos en otras áreas, como la académica.

En cuanto a productos de catering, indica que está desarrollado este punto en México al compararlo con otros países, pero a la consultora le preocupa que no se logre transmitir a las nuevas generaciones que el secreto no es sólo hacer buenos productos, sino venderlos y sobre todo, tener empatía con el cliente.

Metas pequeñas para prosperar

La primera recomendación para quien decide tener un negocio en esta industria es generar una estrategia bien focalizada. ¿A dónde quieres ir?, ¿quieres hacer una cafetería o poner un pequeño hotel o quieres poner una empresa de catering? Es visualizarte en un plazo corto y mediano, nunca ponerte grandes retos.

Así lo menciona Claudia Llergo, pues ya no son los tiempos en los que conseguías un local, instalabas un negocio y crecía, porque hay mucha competencia y a los tres días alguien puede abrir un negoco similar junto al tuyo.

 “No tienen que ser grandes negocios, solamente deben ser negocios enfocados a la calidad y creo que con eso puedes empezar cualquier proyecto”, asegura la consultora. 

 

Compartir

Notas relacionadas

pms,
nuevo leon,
tianguis turistico,
reporte abastur,