Nuevos tipos de viajeros: Viajes de experiencia

viajero,
05 Enero 2024 Central Interactiva
[Central Interactiva]

Acorde a un estudio presentado por Statista, el turismo a nivel mundial ha sufrido una recuperación lenta desde la pandemia. La firma señaló que durante 2019 y 2022 se registró una pérdida de alrededor de 2,600 millones de dólares a causa de las restricciones  de viajes. Aunado a que en 2020, solo hubo 407 millones de llegadas de turistas internacionales. 

En un análisis realizado por, Mariana Carreón, Cultural Reserch & Strategy Director en Another, sobre tendencias y nuevos perfiles de viajeros en Latinoamérica, titulado “Updating the boarding pass”, menciona que la pandemia no hizo más que democratizar el turismo a nivel regional. En sus palabras: “Antes viajar solía ser muy costoso, pero notamos que ahora el turismo está al alcance de todos porque la industria se está volviendo más accesible, respondiendo a nuevos estilos de vida”. 

Esta nueva era permite la coexistencia de variables como el acceso a información, la tecnología y reservas online que comparan los mejores precios en tiempo real, alojamientos alternativos como plataformas que buscan los espacios más económicos, transporte competitivo, cambios en la infraestructura turística en el que varios países han invertido en facilitar y mejorar la llegada de turistas; además de un cambio en la mentalidad de los mismos que los hacen valorar más que antes las experiencias y la exploración que la acumulación de bienes materiales. 

Otro estudio de WGSN (Worth Global Style Network), muestra que la industria turística en Latinoamérica está en la mira de los viajeros, especialmente de los locales. Según datos de Euromonitor, el 86% del turismo realizado en Latinoamérica en 2022 fue doméstico, es decir, destinos de bajo costo, como espacios culturales y naturales. El movimiento de viajeros regionales determina que el latino gasta en promedio 84% en ocio y 16% por trabajo durante sus estancias. Las inversiones turísticas fueron 21% en transporte, 19.3% en alimentación, 19.1% en alojamiento, 17.2% en compras, 13.4% en actividades recreativas y 9.5% en otras situaciones. 

Nuevos perfiles de turistas

Hoy en día los viajeros quieren vivir el mundo, pero no todos quieren experimentarlo de la misma manera. Además de esta nueva reestructuración, los usuarios tienen también nuevas necesidades y perfiles. A continuación una lista de ellos:

  • El viajero sin culpa: se caracteriza por su enfoque en la tranquilidad y descanso durante sus viajes. Reconoce las ventajas y desventajas de estar en constante conexión con la tecnología y valora la importancia de la desconexión para recargar energías. Este viajero se da el tiempo de disfrutar el viaje sin sentir la necesidad de llenar su agenda con actividades programadas, liberándose de la culpa por no hacer algo “productivo” de su tiempo mientras viaja. 

En lugar de ello, espera encontrar opciones en donde la comodidad vaya de la mano con la experiencia haciendo lo que desea cuando lo desea. Suele buscar destinos paradisíacos en los que pueda alejarse todo y disfrutar de ofertas gastronómicas, clima cálido y agradable y escapar de la rutina diaria. 

  • Viajero experiencial: caracterizado por su búsqueda de experiencias de viaje únicas y auténticas, anhela descubrir destinos inexplorados, lugares poco convencionales y joyas ocultas que pocos se aventuran a descubrir. Su compromiso con el apoyo a las comunidades locales es sólido, ya sea a través de restaurantes, negocios locales o participando en actividades lideradas por lugareños. 

Un 89% de ellos tiene un fuerte deseo de explorar destinos no visitados previamente, mientras que el 71% prefiere viajar a lugares poco conocidos por otros viajeros; además, el 85% busca experimentar la auténtica cultura local, comprendiendo tradiciones, costumbres y la vida cotidiana; un 69% está dispuesto a invertir más en sus viajes si esto implica un respaldo directo a las comunidades locales y contribuye al desarrollo económico.

  • Viajero Zen: es aquel que espera experiencias de viaje profundas y enriquecedoras que le den un sentido de transformación y realización personal. Principalmente desean aprovechar esos momentos para crecer a nivel espiritual, ya sea a través de interacciones cercanas con las culturas locales, la autorreflexión en entornos naturales o retiros para el bienestar emocional. 

Esperan potenciar su bienestar físico y emocional durante los viajes, así que suelen sentirse atraídos por destinos con resorts que fomenten la belleza y la salud, especialmente si se trata de servicios de spa, rutas de senderismo en la naturaleza, playas de lujo, temazcales, etc. 

  • Set Jetters: Este tipo de viajero encuentra su inspiración en tendencias culturales y de entretenimiento mediático, se caracteriza por el deseo de transformar lo que ve en la pantalla en experiencias reales, por lo que los atraen los destinos que parecen salidos del cine, la televisión y los videojuegos. Su motivación principal es visitar destinos que encajen con lo que ven en redes sociales puesto que buscan compartir sus viajes en sus feeds de perfiles personales. 

 

  • Nómadas digitales: si bien, este perfil ya se venía consolidando antes de la pandemia, fue esta la que permitió dilucidar las fronteras entre la vida laboral y personal de este tipo de viajeros, haciéndolos optar por trabajar de manera remota desde diversos lugares alrededor del mundo. Para este viajero, cada viaje de trabajo es una oportunidad para combinar los negocios con el placer, combinando la productividad laboral con las experiencias de ocio. 

La distancia física que separa al nómada digital de sus seres queridos lo lleva a buscar esas conexiones humanas con las comunidades locales para establecer relaciones auténticas con las personas del lugar. Buscan experiencias nuevas, datos históricos, charlas personales con los locatarios, autenticidad y flexibilidad para extender sus viajes de negocios y seguir disfrutando. Se estima que para el 2035 habrá un millón de nómadas digitales por todo el mundo. 

Estos perfiles representan una diversa gama de necesidades y preferencias que los expertos deberán analizar a detalle para atraerlos con atractivas oportunidades.

Los viajeros actuales no se conforman con un enfoque único y estandarizado en sus experiencias. Cada individuo busca algo diferente, desde sumergirse en la profundidad cultural y lograr una transformación personal hasta disfrutar de la relajación sin preocupaciones y vivir experiencias influenciadas por la cultura pop. Para satisfacer estas demandas en constante evolución, resulta crucial que los especialistas en marketing y la industria del turismo estén en sintonía con estas tendencias emergentes. La adaptación a las expectativas y deseos de estos viajeros se convierte en la clave para establecer relaciones sólidas con ellos y garantizar su satisfacción.

Compartir

Notas relacionadas

pms,
nuevo leon,
tianguis turistico,
reporte abastur,