Así operarán las empresas turísticas en la fase de recuperación tras el COVID-19

Luggage
01 Junio 2020 Mildred Ramo - Expansión

El mecanismo integral tiene varias dimensiones, pues abarca la más elevada higiene y atención a las indicaciones de salud pública, tanto para los viajeros como para el personal y la comunidad que los rodea.

Una vez concluido el periodo de confinamiento indicado por el gobierno federal se realizará la reapertura gradual de la sociedad, la economía y, por supuesto, del turismo. En este último sector se sabe que será necesario generar altos niveles de confianza en los visitantes para que se animen a entrar y desplazarse por el país.

Así que, a escala general, y luego en cada particular, se han puesto en marcha una serie de acciones para garantizar la higiene del entorno, para todas las personas —visitantes, viajeros, personal local y comunidad—. Esto como un primer movimiento firme en la reactivación del sector.

Lineamientos del Gobierno de México

El 14 de mayo de 2020, la Secretaría de Salud publicó en el Diario Oficial de la Federación el Acuerdo por el que se establece una estrategia para la reapertura de las actividades sociales, educativas y económicas, así́ como se establecen acciones extraordinarias. Las medidas que contempla este documento estarán vigentes a partir de su publicación este lunes y hasta que se declare terminada la emergencia sanitaria. 

Este momento de reactivación ha sido nominado “Nueva Normalidad” y se refiere a tres etapas, que es un retomar, paulatinamente, las actividades productivas, en todo el país, en distintos tiempos y calendarios, acorde a la situación que registre el COVID-19 en cada localidad.

A partir de esa publicación, los sectores público y privado se alinearon para cumplirlas e, incluso, las han extendido para hacerlas más exhaustivas.

 De entre las más generales se encuentran contar con protocolos de acceso con filtro sanitario que incluya tomar la temperatura corporal de los trabajadores durante el ingreso y egreso de la empresa, así como tener lineamientos para el control de visitas, proveedores y contratistas en materia de higiene, sana distancia, uso obligado de cubrebocas que debe seguirse al ingreso, permanencia y salida del lugar. 

También se requiere contar con protocolos de limpieza y desinfección diaria de áreas, superficies y objetos de contacto y de uso común, que incluya lavar con agua y jabón, y desinfectar con una solución de hipoclorito, certificada para eliminar SARS-CoV-2. 

Encuentra y descarga el documento completo para su consulta en esta nota

 

Aeronaves y aeropuertos

Los aviones y los aeropuertos, al cruzar, aterrizar y despegar a través de diversos territorios, tienen la enorme responsabilidad de ajustarse a la normatividad internacional que les permitirá activar sus vuelos. Para ello, se han alineado con sus países, y con entidades internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), para establecer parámetros de seguridad e higiene. 

BP Canada, por ejemplo, diseñó Air Canada CleanCare+, un programa integral para la seguridad personal y la mejora del aseo de los aviones que proporcionará a los clientes una mayor tranquilidad en todas las etapas del viaje, donde se aplicarán controles obligatorios de temperatura antes del vuelo, políticas de asignación de asientos (salteados) para permitir más espacio personal en la Clase Turista, en todos los vuelos, así como proporcionar kits de cuidado para la limpieza e higiene de las manos. 

También reforzará las normas de aseo de la cabina de la aerolínea, con la introducción de la pulverización electrostática del interior de la cabina. La compañía aérea ampliará además sus actuales procedimientos de aseo de aeronaves, que ya incorporan el uso de desinfectantes de grado hospitalario y técnicas especializadas para mantener la limpieza de la cabina en toda su flota. 

Se trató de una de las primeras aerolíneas en establecer protocolos para la reactivación. En términos generales, en las terminales aéreas del mundo se han ido desarrollando, a su vez, mecanismos no invasivos, como el control de la temperatura de los viajeros, a través de detectores infrarrojos. Los visitantes responden, también, cuestionarios de salud para determinar su aptitud para volar. En los mostradores y salas de espera se invita a guardar distancia de 1.50 metros, así como el uso de cubrebocas.

En la Riviera Maya 

El Consejo Directivo de la Asociación de Hoteles de la Riviera Maya creó un grupo de trabajo para obtener información de las principales agencias de salud pública, como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la OMS, para monitorear los avances del COVID-19 en la esfera internacional y compartirla a sus asociados para ayudarlos en sus estrategias de prevención y toma de decisiones. 

En ese organismo definieron un plan integral para abrir la operación de los hoteles de la región, que abarca a todos sus proveedores: lo mismo tour operadores, que sus abastecedores de todo tipo de insumos.

La Guía Básica de Protocolo de Salud y Saneamiento de Hoteles es un documento de 33 páginas, que detalla desde las medidas de higiene que debe seguir el personal, que los pasos a seguir cuando llegan los visitantes al hotel, servicio de taxi, uso de espacios comunes, aseo de habitaciones, filtros de aire acondicionado, restaurantes y bares, áreas de albercas, desinfección de sanitarios y cocinas (así como los productos de limpieza a utilizar), optimación de los campos de golf… las medidas son exhaustivas y considera cada detalle operativo.

Los restaurantes

Entre las buenas prácticas de los hoteleros también deben considerarse las acciones de los empresarios del ramo en Puerto Vallarta, que cuentan con medidas como controles sanitarios, desinfección de espacios comunes en hoteles y restaurantes, y el uso de cubrebocas en todo momento, entre otras. 

En todos los hoteles de Puerto Vallarta, se deberá poner énfasis en la desinfección de espacios como lobby, corredores, áreas comunes y por supuesto, las habitaciones. La limpieza será profunda y a detalle en espacios de alto contacto como pisos, elevadores, manijas, barandales, sanitarios. Los hoteles reducirán su capacidad de espacio en, al menos, 50%, para evitar aglomeraciones. El personal debe usar cubre bocas en todo momento y evitar el contacto físico con los huéspedes. 

Mientras tanto en los restaurantes también se reducirá el número de comensales a un tope de 50 por establecimiento con una distancia no menos a 1.50 metros entre mesas. 

Asimismo, se implementarán procesos de desinfección de loza, cubiertos, mantelería… diferentes a la limpieza cotidiana. El recibo de los alimentos e insumos también tiene un protocolo de distanciamiento y desinfección. 

El sector restaurantero nacional, a través de Canirac, difundió el protocolo de prevención “Mesa Segura”, una propuesta de 13 páginas, con propuestas basadas en la Norma Oficial Mexicana y lo que toca a bebidas y alimentos. De igual forma considera el aforo y distanciamiento físico, fomentar las reservaciones en línea, desinfección, contacto físico, la recepción, las barras, los buffets, y el trato con proveedores. Propone, por ejemplo, que las áreas de niños permanezcan cerradas hasta que la operación sea plena.

Por su parte, las grandes empresas han considerado, nuevamente, todos los lineamientos y los han ajustado a su operación. Es el caso de Grupo Xcaret, con su plan Xeguridad 360, con protocolos para sus 12 restaurantes y el complejo turístico completo. 

Durante el tiempo de confinamiento, la industria turística se ha organizado para adaptar su operación, a nivel profundo, para afrontar la etapa de reactivación mundial conforme amaine el brote de SARS-CoV-2. Muchas de estas medidas prevalecerán en el tiempo, para garantizar máxima higiene y seguridad a los visitantes. Es de ahora en adelante

Compartir

Notas relacionadas

michelin,
fernando ortiz,
sectur,
hotel sostenible,