Franquicias restauranteras, aspectos a tomar en cuenta

franquicias restaurante
13 Diciembre 2021 Conexiones 365

En la actualidad, el emprendimiento ha pasado de ser un modelo de negocio complementario, a una actividad económica central que implica cambios en los paradigmas personales y profesionales de aquellos que deciden esta vía de realización. Sumado a la complejidad del entorno actual y la competencia creciente por la oferta de productos y servicios novedosos, se hace necesario considerar elementos básicos como la identificación de metas individuales, el tipo de negocio y la necesidad a cubrir, el momento para emprender, quienes deben participar en el proyecto y cómo lograr su implementación.

En América latina (LATAM) más del 75% de los negocios independientes establecidos mueren al segundo año de vida. Uno de cada 3 nuevos emprendimientos desaparece como consecuencia de las embestidas del mercado, la volatilidad del tipo de cambio monetario, inflación de los precios, competencia desleal, exceso de trámites, inseguridad, impuestos onerosos, etc. En este contexto, las franquicias se han convertido en un modelo de negocio que ofrece muchos beneficios y cierto grado de certidumbre al momento de arriesgar un presupuesto o patrimonio.

Este modelo comercial surge en siglo XX, respondiendo al dilema: fabricar o vender. Ray Kroc y los hermanos McDonald, materializan su visión de abrir restaurantes por todo EUA; querían construir un sistema de establecimientos que lograra fama por servir continuamente comida de alta calidad. “Querían servir hamburguesas, panes, papitas y bebidas que tuvieran el mismo sabor en Alaska y en Alabama” como se señala en el portal macdonalds.com. En 1955 se funda McDonald’s System, Inc., 3 años después la marca había vendidos 100 millones de hamburguesas. 

“Un negocio solo tuyo, pero sin estar solo”. 

La filosofía con la cual se funda el negocio estandarizado, se resume en la frase acuñada por Kroc, “persuadir a los dueños de franquicias y los proveedores que aceptaran su visión, que no trabajaran para la marca, sino para ellos mismos”. Era simple, y para ello realizaba la siguiente analogía: El negocio es como un banco de 3 patas, la primera, restaurantes estandarizados, luego proveedores y luego los empleados. Hoy el valor conservador de la empresa de los arcos dorados, es de alrededor de 69 mil millones de dólares.

El modelo fue inmediatamente imitado por muchas empresas en EUA, replicándose en todos los continentes a mediados de los años 80. En 1989, se funda en nuestro país, la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF) que aglutina a los participantes de este sistema de negocio homologado. A partir de 1991, se inicia el crecimiento exponencial de este tipo de comercios en todo el territorio nacional.

La AMF define las franquicias, como el formato de negocios dirigido a la comercialización de bienes y/o servicios, según el cual, el Franquiciante concede al Franquiciatario por un tiempo determinado, el derecho de usar una marca, trasmitiéndole así mismo los conocimientos técnicos necesarios que le permitan comercializar determinados bienes y servicios con métodos comerciales y administrativos uniformes; diferenciándose de figuras afines como la Licencia y Distribución. El sistema de franquicias es una forma de hacer negocios basados en porcentajes, con un nivel de riesgo menor que el de una inversión independiente, es un círculo virtuoso entre el espíritu emprendedor del inversionista y la administración profesional del propietario de la marca.

La franchise, es hoy, una estrategia de alta dirección con 3 objetivos fundamentales: Crecer de manera acelerada, dominar los mercados y construir una marca sólida. Estas visiones se sustentan en la marca y en el Know how, pero principalmente a la estandarización (imagen, servicio y operación). Es el acto emprendedor de integrar y sumar sinergias que utilizan herramientas empresariales y en la que participan terceros; resultando en una sólida red de negocios. Esencialmente, aseguran un éxito comprobado de saber cómo hacer las cosas, usando técnicas comerciales de operación y administración optimizadas.

Sin duda, las franquicias son una de las mejores opciones de inversión en tiempos de crisis. En las turbulencias económicas de 2008 y 2009, solo estas redes mantuvieron su crecimiento de forma sostenida a nivel mundial. Actualmente, la pandemia por COVID-19 está generando condiciones de inestabilidad generalizada, modificando de manera radical las certezas anteriores a la emergencia sanitaria. Entre los beneficios más claros, encontramos la generación de empleos, participación en el crecimiento del PIB, incremento del consumo y modernización del comercio.

Actualmente, podemos identificar más de 80 rubros sujetos a desarrollarse como franquicias, el sector de restauración destaca dentro de este universo. En México, este segmento ha tenido una gran aceptación y proliferación durante las últimas dos décadas, creciendo a un ritmo de 10% anual y siendo casi el 35% de total de este tipo de negocios, una de cada 3 son franquicias restaurantes.

La apertura de un negocio de comida tiene dos posibles caminos, el primero la inversión independiente, en donde exista total libertad de decisión de los dueños como el monto y tipo de inversión, clase de alimentos, ubicación, colores identificadores, logotipo, eslogan, medios de marketing, etc. Y un segundo, que es la apertura de un restaurante franquiciado, esta opción es más sencilla y rápida, lo que incrementa sustancialmente las posibilidades de éxito.  

Emprender en restaurantes franquiciados, se ha convertido en una de las ideas más populares cuando se trata del opening de un nuevo negocio. El segmento de restauración abordado de manera integral tiene fuertes posibilidades de éxito, no obstante, la enorme competencia existente en el mercado. La “nobleza del negocio” radica en la satisfacción de una de las necesidades básicas del ser humano, como lo explicaba Abraham Maslow en su teoría de motivación de la conducta humana, y que mejor, si se puede hacer de manera ordenada y sistematizada aprovechando las ventajas ofrece el círculo virtuoso de la Franquicia.

En México, las franquicias restauranteras, suelen ser una excelente opción de negocio para todo tipo de inversionistas, entre sus principales ventajas podemos mencionar los crecientes márgenes de utilidad, su facilidad de operación, la rapidez de crecimiento financiero, baja inversión y un mercado permanente y en crecimiento.

A pesar de esta fertilidad del modelo, los empresarios interesados en este rubro, deben considerar distintos detalles para la correcta selección y posterior operación del negocio. Obligadamente, se debe de tener claridad en aspectos como la construcción, diseño, selección del sitio, decoración, manuales de capacitación, marketing, listas de precios, identificación de las mejores ubicaciones, negociación correcta del deal de arrendamiento, así como la claridad en los procedimientos operativos. También se deben considerar las licencias y los permisos inherentes al giro del negocio.

En la actualidad las franquicias de alimentos y bebidas se han convertido en un sector dinámico y amplio, con gran aceptación en el mercado. Hay una gran variedad de formas como kioscos, remolques semifijos, locales fijos, etc. y categorías divididas en carnes, ensaladas, alimentos naturales, dulces, snacks, helados, pasteles, pizzas, pollo, comida china y japonesa, pescados y mariscos, bares, etc. Esto nos da una idea del alto potencial de alcance que se tiene cubriendo la totalidad de la demanda de clientes potenciales.

La pandemia por COVID-19 puesto de manifiesto que los procesos de mejora continua son indispensables para la supervivencia de las empresas. El modelo de franquicia de restaurantes ha adoptado como su carta de presentación, el bajo riesgo para el inversionista. En este sentido, muchas marcas se han dado a la tarea de orientar sus esfuerzos a la implementación de mejoras como el servicio a domicilio o el empacado de productos. 

Por todo lo anterior, podemos asegurar que la innovación será el principal atributo de las franquicias restauranteras ante la incertidumbre económica y sanitaria, esta resiliencia del sector será el artífice de su rentabilidad y crecimiento en el corto, mediano y largo plazo; pudiendo con ello, afrontar de manera eficiente la demanda incremental de todo tipo de servicios de alimentos.

Compartir

Notas relacionadas

michelin,
fernando ortiz,
sectur,
hotel sostenible,