Ya no estamos lejos del futuro: el turismo espacial se está disparando

turismo espacial,
25 Abril 2023 María Fernanda Ochoa
[Central Interactiva]

Sólo quienes disponen de un capital social y financiero suficiente pueden comprar un asiento a bordo de un vuelo espacial comercial. Además, todavía se están investigando los rigores de los vuelos espaciales. Desde el punto de vista médico, existen varios peligros inherentes a los vuelos espaciales tripulados. La exposición a las radiaciones, la atrofia muscular provocada por los entornos de gravedad cero y los posibles traumatismos corporales derivados de la exposición a elevadas fuerzas g, por citar algunos. Pero esto podría cambiar en el futuro, una vez que los precios se reduzcan con la innovación tecnológica, haciendo que un vuelo corto en el espacio sea más asequible.

¿Cómo será el turismo espacial en 2022 y en el futuro? Listos para despegar

2021 fue un año crucial para la industria del turismo espacial, ya que empresas como SpaceX y Blue Origin realizaron los primeros vuelos espaciales comerciales en más de una década. En julio de 2021, Jeff Bezos, consejero delegado de Amazon, junto con su hermano menor Mark Bezos, y otros dos turistas espaciales subieron a bordo de la cápsula New Shepard Crew. La nave completó un vuelo suborbital de 10 minutos antes de regresar a la superficie del planeta.

Dos meses después, SpaceX envió al multimillonario magnate de los negocios Jared Isaacman, a la célebre académica Dra. Sian Procter, a la asistente médica Hayley Arceneaux y al veterano de las fuerzas aéreas Christopher Sembroski en un vuelo de 3 días en órbita terrestre baja a bordo de la cápsula espacial Crew Dragon Resilience, que completó un vuelo a la ISS en 2020.

Blue Origin volvió a realizar un vuelo espacial, recreando su vuelo suborbital inicial de 10 minutos con el famoso actor de Star Trek, William Shatner, en octubre de 2021. La misión fue financiada y supervisada por Space Adventures, una empresa estadounidense de turismo espacial. Este fue el primer vuelo realizado a la ISS por motivos puramente comerciales; el vuelo no transportó a ninguna tripulación hacia o desde la estación espacial.

Los principales actores del turismo espacial

Tres organizaciones encabezan actualmente la carrera por dominar el mercado del turismo espacial: Blue Origin, SpaceX y Virgin Galactic. Las predicciones de que el turismo espacial podría convertirse en una industria multimillonaria en la próxima década han espoleado una especie de secuela de la carrera espacial del siglo XX, salvo que ahora los contendientes son empresas privadas que pretenden enviar a civiles (que puedan pagar el precio del billete) fuera de la atmósfera terrestre.

En la actualidad, el vuelo comercial inaugural de Virgin Galactic, cuyo precio es de 250 mil dólares, acapara gran parte de la atención.

La lista actual de pasajeros incluye varios nombres célebres, como Russel Brand, Justin Bieber, Rihanna, James Cameron y muchos más. Su director ejecutivo, Richard Branson, afirma que su principal preocupación es desarrollar vuelos espaciales comerciales seguros y fiables, y que no están en una "carrera" por dominar el mercado. Su fallido vuelo de prueba de 2014 en el VSS Enterprise, que provocó la muerte del copiloto Michael Alsbury, destacó entre varios graves contratiempos en la misión de Virgin Galactic de ser pionera en los vuelos espaciales comerciales.

SpaceX, bajo la dirección de su fundador Elon Musk, prevé su futuro comercial en términos de cuatro hitos. A saber, vuelos suborbitales, traslados a la ISS, viajes a la Luna y, por último, viajes a Marte. Ya han realizado con éxito vuelos suborbitales, vuelos en órbita terrestre baja y traslados a la ISS. Su objetivo es perfeccionar estos procesos mientras se preparan para un futuro más lejano en el que se espera que los civiles aterricen en la Luna y, finalmente, en Marte. Pero los ambiciosos planes espaciales de Musk, que incluyen la construcción de una nueva instalación en Texas, podrían costar millones de dólares a los turistas.

SpaceX prevé un vuelo de 40 minutos de Nueva York a Shanghai a bordo de su cohete Starship, actualmente en fase de desarrollo. Algunos expertos advierten que no hay que ser demasiado optimista sobre la posibilidad de ver estos avances en un futuro próximo, ya que la tecnología actual no es lo suficientemente segura o fiable como para abrirla al uso comercial.

Tras su rotundo éxito en 2021, Blue Origin completó con éxito su 21ª misión en junio de 2022. Pero la misión New Shepherd NS-23 se canceló el 1 de septiembre de 2022 debido a las condiciones meteorológicas. En la actualidad, un billete a bordo de la New Shepard cuesta 450 mil dólares.

En abril de 2022, la Orbital Assembly Corporation (OAC) desarrolló un parque empresarial espacial con gravedad artificial que permite una vida relativamente normal en el parque. OAC ha desarrollado la tecnología y espera que el parque espacial sea una realidad en 2025. Se construirán cinco módulos en el centro de un anillo gravitatorio giratorio que permitirá a los turistas terrestres trabajar, jugar y vivir en el espacio.

La gravedad artificial permitirá a los huéspedes dormir en camas sin ataduras, beber líquidos y comer alimentos que no flotarán. OAC ha estado estudiando la gravedad artificial para encontrar formas de mitigar los efectos negativos para la salud de vivir en un entorno de gravedad cero. La empresa considera que su proyecto contribuirá a mejorar la vida en la Tierra al permitir a los turistas espaciales contemplar nuestro planeta desde una nueva perspectiva.

Compartir

Notas relacionadas

drunch,
La inteligencia artificial en la hotelería: una revolución en ciernes
hoteles,
hoteles hiperconectados,